Publicado: 3 de Febrero de 2018

La Sentencia del Tribunal Supremo de 17 de enero de 2018 mantiene el régimen de custodia compartida sobre el hijo menor, pese al enfrentamiento personal entre ambos progenitores. Dicho enfrentamiento no puede ser en sí misma causa de denegación de la guarda y custodia compartida, ya que el interés superior del menor precisa de la atención y cuidado de ambos progenitores, debiendo ser este sistema debe ser el normal y deseable.

Dice la Sentencia: "Es doctrina reiterada en el sentido de que en los casos en que se discute la guarda y custodia compartida sólo puede examinarse si el Juez a quo ha aplicado correctamente el principio de protección del interés del menor, motivando suficientemente, a la vista de los hechos probados en la sentencia que se recurre, la conveniencia de que se establezca o no este sistema de guarda (SSTS 614/2009, de 28 septiembre , 623/2009, de 8 octubre , 469/2011, de 7 julio , 641/2011, de 27 septiembre y 154/2012, de 9 marzo , 579/2011, de 22 julio , 578/2011, de 21 julio , 323/2012, de 21 mayo y 415/2015, de 30 de diciembre). La razón se encuentra en que "el fin último de la norma es la elección del régimen de custodia que más favorable resulte para el menor, en interés de éste" (STS 27 abril 2012, citada en la STS 370/2013). El recurso de casación en la determinación del régimen de la guarda y custodia no puede convertirse en una tercera instancia, a pesar de las características especiales del procedimiento de familia".